Repensemos la economía

Una nueva economía próspera, alternativa y sostenible es posible. La solución está en todas partes, nos rodea, la solución está en la naturaleza. Aprendamos a observar cómo ésta se adapta a los cambios del entorno y cómo explota sus propios recursos sin poner en peligro el hábitat natural de tantas especies… entre ellas, ¡nosotros! ¿No sería fantástico conseguir los recursos que necesitamos sin necesidad de destruir nuestro entorno natural? Descubramos algunos ejemplos:

El café y los hongos tienen algo en común
Cada año se consumen en todo el mundo 7,5 millones de toneladas de grano de café, pero apenas el 0,2% termina en nuestras tazas. ¿A dónde va a parar el resto? ¡A la basura! Por otro lado, el sector de los hongos, en el año 2008, generó un negocio mundial superior a los 17.000 millones de dólares. ¿Qué relación tienen estos dos datos? Sencillo: el café que convertimos en basura puede ayudar a acelerar el crecimiento de los hongos  y mantiene a las bacterias bajo control. Una forma genial de convertir un desperdicio en un recurso natural y económico.

Papel de piedra y plástico
Las minas puedes salvar bosques. La extracción de minerales genera miles de toneladas de piedra convertida en polvo, que pueden aprovecharse para la fabricación de un papel compuesto en un 80% de piedra pulverizada y en un 20% de plásticos reciclados. Gozaremos de un mejor medio ambiente y sacaremos partido a millones de toneladas de desechos.

Imagen

La evolución del litio… a la madera
El litio, del que dependen muchos de los aparatos que empleamos (ordenadores, MP3, etc), es un material limitado y altamente contaminante. Pero tiene sus días contados. El químico Grzegorz Milczarek ha encontrado un sustituto: la madera. El secreto está en la fotosíntesis; durante este proceso, las plantas generan una buena dosis de lignina, un material altamente conductor de la electricidad, que podemos encontrar en los residuos de la industria papelera.

Esta temporada, apuesta por las algas
El 32% del algodón que se consume en todo el mundo se produce en China y ésta ha decidido dedicar el terreno y el agua que se emplean en su cultivo para la producción de alimentos. ¿Por qué? Existen varios motivos: nos encontramos sumidos en una gran crisis económica mundial que exige una mayor y mejor producción de alimentos al alcance de los que menos tienen; el cultivo de algodón supone el 25% del agua potable mundial, un bien que también escasea alarmantemente en muchas zonas del planeta; y, lo más importante, ya existe un sustituto: ¡las algas! Éstas producen un material llamado alginato que permite crear tejidos más resistentes que los elaborados con algodón. La propia China podría suministrar anualmente 1,9 millones de toneladas de alginatos. Un recurso abundante para una industria con muchas demandas.

Fuente: XL Semanal

Anuncios

4 pensamientos en “Repensemos la economía

  1. Muy interesantes, personalmente la noticia sobre el nuevo papel me parece un experimento muy interesante, a ver cuando podemos ver las primeras resmas en las imprentas!!

  2. Si, ya os sigo en Facebook y me parece muy útil que hayáis incorporado también este blog.
    Enhorabuena por el trabajo que hacéis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s