“Creo en la vida perdurable”, José Luis Sampedro

Decía José Luis Sampedro: “Mi única ambición es morir como un río. Ya noto la sal. Piense en lo bonito de esa muerte. El río es agua dulce y ve que cambia. Pero lo acepta y muere feliz porque, cuando se da cuenta, ya es mar”. Hoy, los medios se inundan de pensamientos, revelaciones, frases y citas que quedarán para el recuerdo, en homenaje a un humanista ilustre. José Luis Sampedro ha fallecido a la edad de 96 años, pero su espíritu y su mente fueron siempre jóvenes y enérgicos y se desprendía en sus palabras el amor a la vida, que él entendía como un milagro que trascendía mucho más allá de nosotros mismos, hijos de la Vida Madre Todopoderosa, como definió al Hombre en su escrito Credo Personal. Tal vez por eso, nunca temió a la muerte. Tal vez porque su lucha y su compromiso con los más débiles y necesitados casi le cuesta la suya propia. Entonces, aprendió que no estamos aquí para siempre, no somos inmortales, y, en el tiempo que duremos, algo debemos hacer. No importa lo grande o lo pequeño que sea, pero, cuando nos hayamos ido, ése será nuestro legado.

El legado que hoy nos deja Sampedro es tan extenso que harían falta líneas infinitas. Había muchos hombres en un solo hombre. Hay quien se queda con el escritor, con el humanista o, tal vez, con el economista; habrá quien se quede con el político o con el profesor. No importa, en todos ellos encontraremos una mente brillante, una sabidura humilde y un testigo directo de nuestra historia más reciente, que siempre compartió con nosotros generosamente a través de sus escritos.

Nacido en Barcelona, sus genes albergaban raíces de muy distintos lugares: su padre nació en La Habana, su abuelo en Manila, su madre en Argelia y su abuela en Lugano (Suiza italiana). Pasó su infancia en Tánger hasta que fue llamado a la Guerra, una experiencia que derrumbaría los fundamentos de todo cuanto había aprendido hasta ese momento. En los años venideros, su actividad fue frenética: se licenció en Ciencias Económicas y se doctoró Honoris Causa por la Universidad de Sevilla; trabajó como funcionario y como asesor económico de la Dirección General de Aduanas en el Ministerio de Hacienda; fue encargado del Servicio de Estudios, economista asesor, subdirector general del Banco Exterior de España y vicepresidente de la fundación del mismo; asesor del Ministro de Comercio; catedrático de Estructura Económica; fundó el Centro de Estudios e Investigaciones junto a Tierno Galván y Aranguren; fue designado ‘Ann Howard Shaw Lecturer’ en la universidad norteamericana Bryn Mawr College; aceptó un puesto de ‘Visiting Profesor’ en las universidades inglesas de Salford y Liverpool; trabajó como profesor en la Escuela Diplomática, el Instituto de Estudios Fiscales y la Universidad Autónoma de Barcelona; fue senador en las primeras Cortes democráticas; miembro de la Real Academia Española; escribió numerosas novelas, obras de teatro, ensayos y escritos de economía; se casó dos veces, tuvo una hija y un nieto.

Toda su experiencia vital se cuela entre las líneas de cada uno de sus libros y de sus innumerables escritos. Su vitalidad nos llega como una onda expansiva cuando le escuchamos, embelesados, transportados, hasta olvidarnos del tema que se trata y escuchar sólo al hombre que lo vivió y lo revolucionó todo. Un hombre que, con más de 90 años, llamaba a los jóvenes a levantarse contra las injusticias y seguir la lucha por las libertades y los derechos que tanto habían costado a su generación, rescatando a la generación perdida para darle un lugar en la historia y recordarnos que de la indignación nace la voluntad de compromiso.

Prólogo de José Luis Sampedro en ¡Indignaos!, de Stéphane Hessel:
http://periodismohumano.com/sociedad/libertad-y-justicia/jose-luis-sampedro-escribe-el-prologo-de-“¡indignaos”-de-stephane-hessel.html

Anuncios

14 pensamientos en ““Creo en la vida perdurable”, José Luis Sampedro

  1. Caballero si algo está avanzando a un ritmo espantosamente acelerado en todo ambito y por cualquier lugar del mundo son las injusticias y nadie lo va a parar

    • Hola Alex. En Siete Músculos Para Sonreír siempre habrá razones para el optimismo, pues con ese fin fue creado este blog. No existe ninguna otra pretensión ni se intenta convencer a nadie. Se valoran, se agradecen y se respetan todas las opiniones, posturas y aportaciones. Todas ellas tienen cabida en este espacio, pero el objetivo no es necesariamente crear un foro de debate, para lo que existen otras plataformas más adecuadas, y no se puede mantener una conversación que parece no tener fin, pues son dos posiciones opuestas. Por supuesto, tu participación siempre será bienvenida y atendida. Muchas gracias por tu contribución en la blogosfera 🙂

      • Pues gracias por sus siempre simpaticas y amables contestaciones.
        Le comento., parece que no se ha dado usted cuenta en que lugar de la corriente del tiempo nos encontramos.
        Cuando usted nació habian en nuestro planeta 700 centrales nucleares atomicas? Verdad que no? ni una había
        Cuando usted vino al mundo habían 6.500 millones de automoviles vomitando co2 a la atmosfera?
        Cuando usted nació habían 14 naciones en el club nuclear capaces de enviar misiles atomicos donde fuera? Verdad que no?
        Se conocía la palabra calentamiento global cuando usted vino al mundo?
        Sigo con mas despropositos…….?
        y todo esto creciendo a un ritmo espantoso sin que nadie lo pare.
        Pues que ha pasado en estos últimos 40 años?
        No tiene nombre, un verdadero desastre.
        Estamos en el momento de tomar grandes decisiones señor siete musculos no hay tiempo que perder en pequeñeces, ahora es el momento de hacer algo grande.
        Si quiere saber de un proyecto mundial no digo local ni nacional, repito mundial, mas optimista y alegre que el de usted a años luz y con mucha gente espero su contestacion positiva

    • Hola Alex. ¡Por supuesto que no! Todas las buenas soluciones merecen prosperar, aunque, como indicaba un comentario anterior, Siete Músculos Para Sonreír no se planteó como una solución, sólo es un blog optimista fruto de una experiencia personal. ¡Suerte! 🙂

      • La nuestra no es una buena solucion, es la mejor y está prosperando a un ritmo creciente y sin parar, ya somos muchisimos, si le interesan detalles, que no lo creo, pues ya sabe, le espero.
        Hay una gran diferencia entes soluciones de verdad y lucimiento personal, lo capta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s